Banner Opcional

A veces es mejor llegar solo, que donde un "conocido"

Relatos de viaje

Mi Mamá, estaba muy preocupada por mí seguridad. Yo era una niña de 20 años que nunca había montado en avión sola, que nunca había vivido en ningún lugar sola, que no había pasado la noche en otro lugar que no fuera su casa, que no sabía lavar la ropa, ni hacer un arroz. Hablo con una persona y otra, hasta que conoció a una señora que tenía un hijo que vivía en Buenos Aires hacía varios años. Se hicieron los contactos, y quedamos en que yo llegaba al apartamento de ese muchacho. Resulta que vivía en San Telmo, el barrio donde queda la universidad donde iba a estudiar. Llegue del aeropuerto al apartamento de José Luis. Apenas llegué al apartamento, me dí cuenta que toda Mamá siempre va a pensar que su hijo es la mejor persona del mundo. Resulta que apenas llegué al apartamento, tosí sin parar durante varios minutos, debido a toda la humarada de droga que inundaba el apartamento. Varios amigos ahí en los sofás, acostados, estaban más allá que acá, botellas por todo lado.

Esa noche hicieron cena especial para 10 amigos, y me querían cobrar todo el mercado a mí. Hubiera sido mejor llegar a cualquier hostel en San telmo, y pagar unas noches mientras buscaba un lugar permanente para vivir durante el semestre.  

Me despedí de los súper conocidos y me fui a un hostel. 

Mostrar comentarios

    No existen comentarios disponibles

Deja un comentario

publicidad1
publicidad1